Motivos para la rehabilitación energética en el hogar

rehabilitacion_edificio

Los ciudadanos que realizan una rehabilitación energética en su casa logran grandes ventajas ambientales y económicas.

El 80% de los hogares españoles necesita una rehabilitación energética, según datos del Centro Nacional de Energías Renovables (Cener). Incorporar un buen aislamiento o sistemas eficientes y renovables no debe verse como un gasto, sino como una inversión que conlleva grandes beneficios ambientales, económicos y sociales.

  1. Reduce la pobreza energética

La pobreza energética afecta en España a unos cuatro millones de ciudadanos, según un informe de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA). Uno de los principales autores del estudio, Sergio Tirado, indica que este problema causa más de 2.000 muertes prematuras al año en España, y que si no se toman medidas, crecerá todavía más en los próximos años.

La rehabilitación energética de los edificios es una de las medidas que contribuiría a reducir este problema. Sin embargo, las personas que lo sufren son las que menos ingresos tienen y no pueden permitirse la inversión necesaria. Para ello, según los expertos de la ACA, habría que incentivar y mejorar los programas de rehabilitación energética estatal, apoyado por las comunidades autónomas, que priorizaría a los hogares con pobreza energética. Según la ACA, rehabilitar los 2,1 millones de casas con dicho problema en España (dato de 2010) requeriría 2.150 millones de euros anuales. Según Tirado, “es probable que la única solución a largo plazo consista en lograr unas viviendas tan eficientes que hasta los hogares de rentas más bajas satisfagan su demanda de energía”.

  1. Ahorra dinero

La rehabilitación energética no es un gasto, sino una buena inversión. Siete de cada diez euros pagados en energía en el hogar se destinan a calefacción y refrigeración. La mayor parte se pierde porque mucha energía se escapa por defectos en la vivienda o ausencia de aislamiento. Así lo señala Alberto Coloma, gerente de la Fundación La Casa que ahorra, cuyo objetivo es reducir el consumo energético y el impacto ambiental de los edificios españoles. Según este experto, la mejor medida pasa por mejorar en la comunidad de vecinos el aislamiento de fachadas y tejados: “De forma colectiva no tiene por qué ser costoso. Notaremos los beneficios desde el mismo minuto tras la reforma y aumentará el valor de la vivienda”.

  1. Combate la contaminación y el cambio climático

La Unión Europea (UE) estima que la edificación supone el 40% del consumo energético de sus Estados miembros. La producción de energía se basa en el carbón o el petróleo, que generan dióxido de carbono (CO2), el principal gas implicado en el cambio climático, así como la emisión de diversas sustancias y gases nocivos para el medio ambiente y la salud. Otra parte de la electricidad proviene también de las centrales nucleares, cuyos residuos radiactivos o la posibilidad de un accidente pueden provocar un impacto ambiental grave.

La rehabilitación de las viviendas supondría un descenso del consumo energético y, por tanto, de sus consecuencias para el medio ambiente. En cuanto al cambio climático, la organización conservacionista WWF señalaba en un informe de 2014 que la rehabilitación energética profunda de 400.000 casas al año evitaría la emisión de ocho millones de toneladas de CO2.

  1. Mejora el confort y la calidad de vida

Los resultados de una buena rehabilitación energética no solo los nota el bolsillo o el medio ambiente. Un buen aislamiento o un buen sistema de calefacción o refrigeración que mantenga la temperatura estable y adecuada durante todo el año mejora la calidad de vida de los habitantes de un hogar. Un excesivo frío o calor pueden acarrear diversas enfermedades, en especial a personas como ancianos o niños.

  1. Revaloriza la vivienda

Tras una buena rehabilitación, una vivienda habrá elevado su eficiencia energética. Por tanto, su propietario podrá actualizar el certificado energético de la misma. Un edificio con una buena clasificación (la máxima es la categoría A) se vuelve más competitivo en el mercado de compraventa o alquiler. Los posibles compradores o arrendatarios sabrán que tiene un menor consumo de energía y unas mejores condiciones de confort que otros inmuebles con una clasificación más baja.

  1. Contribuye a crear empleo verde

La rehabilitación energética implica a diversos colectivos laborales y su generalización, por tanto, impulsa el empleo. Según la ACA, rehabilitar los 2,1 millones de viviendas con pobreza energética en España (dato de 2010) generaría 35.500 puestos de trabajo estables de aquí a 2030. El informe de WWF es todavía más optimista, ya que estima 150.000 empleos sostenibles a largo plazo hasta 2020.

  1. Ayuda a cumplir la normativa comunitaria

La UE es cada vez más exigente con los Estados miembros en cuestiones de eficiencia y ahorro energético, consciente de su impacto ambiental y económico. Entre las diversas normativas que afectan a las viviendas, el nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE) propone que los edificios sean más eficientes energéticamente.

  1. Dispositivo NESS de ahorro de agua

Desde Métrica6 nos unimos a estas medidas de ayuda al medioambiente pero en ese caso en lo referente al ahorro del agua. Como ya conocen todos nuestros seguidores, con el innovador dispositivo NESS que se puede instalar con o sin obras, conseguimos mediante un sistema de recirculación de agua un ahorro de hasta el 40% en la factura del agua. Pero no solo eso, sino que se evita el desperdicio de 800 litros de agua por persona al mes mientras se sufre la tradicional espera de la llegada de caudal caliente a los grifos y todo con un simple gesto – pasando la mano por un pulsador que nos indica cuando el caudal está a la temperatura adecuada- y consiguiendo agua caliente instantánea sin desperdiciar una sola gota. ¿Quieren saber más? Visiten www.nesswater.com

Pasos_NESS - Métrica6

Pasos dispositivo NESS.

 

Fuente:

Álex Fernández y Métrica6.

Anuncios

La sed de Brasil pese a poseer el 20% del agua en el mundo

rio

Cristo Redentor de Río.

Estos días Río de Janeiro es el epicentro del mundo deportivo con la celebración de los XXXI Juegos Olímpicos Río 2016, los primeros celebrados en América del Sur. Pero si Brasil tiene casi la quinta parte de las reservas de agua en el mundo 20%, ¿Por qué las noticias sobre la escasez de agua se han vuelto tan comunes en el país en los últimos años? Hay muchas respuestas a la pregunta, desde la forma en que los recursos hídricos están repartidos geográficamente y la degradación de las áreas alrededor de la cuenca del río, hasta el cambio climático y la mala infraestructura de suministro.

Los sectores que más contribuyen a la economía son los más dependientes del agua. Por ejemplo, el 62% de la energía de Brasil es generada por plantas hidroeléctricas. El agua es también esencial en la agricultura, otro sector importante para la economía. De acuerdo con la Agencia Nacional de Aguas (ANA), el riego consume el 72% del agua del país.

Este tipo de dependencia significa que en tiempos de crisis del agua -según la experiencia de Sao Paulo en 2014 y 2015- la productividad de los diferentes sectores económicos puede verse amenazada.

Estos y otros temas se discuten en un nuevo informe del Banco Mundial llamado Diagnóstico Sistemático del País (SCD en inglés), que muestra cómo los recursos naturales pueden contribuir al desarrollo económico del país.

“En Sao Paulo, durante unos meses no estuvo claro si las industrias, tales como la de aluminio, gran consumidora de agua, podían seguir produciendo al ritmo anterior a la crisis del agua”, recuerda Gregor Wolf, jefe del programa de desarrollo sostenible del Banco Mundial en Brasil.

El estudio incluye algunos aspectos importantes sobre cómo Brasil está gestionando sus recursos hídricos y analiza los principales obstáculos que deben ser afrontados con el fin de establecer un modelo sostenible e integrador.

Agua, bosques y ciudades

Ante la fuerte evidencia científica de la relación entre la deforestación, la degradación de los bosques y los cambios en los patrones de lluvia, el informe advierte: las crisis del agua como la de Sao Paulo se pueden repetir en las próximas cuatro décadas, afectando el abastecimiento, la producción agrícola y la generación de energía, entre otras actividades. El estudio también destaca la reducción de la deforestación de la Amazonia en los últimos años (en 82%) y las regulaciones creadas, como el Código Forestal, para ayudar a proteger los recursos naturales en los terrenos rurales. Se trata de conquistas recientes después de décadas de devastación aunadas a la necesidad cada vez mayor de tener un control constante para que no se pierdan esos recursos.

Los más dependientes del agua

Brasil es el segundo mayor exportador de alimentos en el mundo. En el país donde la agricultura y la agroindustria representan el 8,4% del PIB, las zonas de terrenos irrigados aumentaron a ritmo acelerado en la última década y todo apunta a que el consumo de agua seguirá creciendo. Actualmente, menos del 20% de las tierras de regadío tienen acceso al riego. En el área de generación de energía, incluso con la diversificación de las fuentes previstas para las próximas dos décadas, las centrales hidroeléctricas continuarán generando la mayor parte de la electricidad que se consume en Brasil.

El sector más contaminante

La industria sigue siendo una de las principales causas de la degradación del medioambiente en Brasil. De acuerdo con el informe del Banco Mundial, los investigadores encontraron residuos industriales, incluyendo metales pesados, en los cursos de agua en varias áreas metropolitanas. Tales contaminantes se descargan sin ningún tratamiento previo. En Sao Paulo y Recife, por ejemplo, esto significa que los ríos circundantes ya no son seguros para el suministro de agua potable, obligando a las ciudades a extraer agua de pozos o cuencas más distantes. El crecimiento de los nuevos complejos industriales, en particular en el noreste, también puede resultar en impactos ambientales a largo plazo, tales como la contaminación y la competencia por los recursos naturales (especialmente agua).

Desigualdades en el acceso a agua y saneamiento

Entre el 40% más pobre del país, el porcentaje de hogares con un inodoro conectado a la red de saneamiento aumentó del 33% en 2004 al 43% en 2013. Sin embargo, el acceso es aún más bajo si se compara con el estrato más rico. Otra diferencia importante es la que existe en la cobertura nacional de agua (82,5%), las aguas residuales (48,6%) y el tratamiento real de aguas residuales (39%). La falta de tratamiento de aguas residuales hace que los contaminantes sean arrojados directamente en el agua o procesarse en fosas sépticas no reguladas, con graves consecuencias sobre la calidad de los recursos hídricos, así como en el bienestar de la población.

¿Qué hay que mejorar?

Muchas empresas de suministro todavía sufren grandes pérdidas de agua (más de la tercera parte en promedio), tienen exceso de personal y altos costos de operación. El financiamiento del sector se basa en tarifas y subsidios cruzados, con una estructura tarifaria obsoleta, incapaz de generar servicios más eficientes y sostenibles. El resultado: no tienen suficiente capital para aumentar la cobertura y hacer que la infraestructura sea más resistente a los fenómenos climáticos extremos (sequías e inundaciones).

El estudio agrega que la calidad de vida de los brasileños más pobres está fuertemente relacionada con la gestión del agua y de otros recursos naturales, y por lo tanto las políticas para conservarlos son cada vez más necesarias.

Fuente: Mariana Kaipper Ceratti/ El País.

Métrica6 renueva su compromiso con el Pacto Mundial

Metrica6 Eduardo Dueñas

Eduardo Dueñas firmando el documento.

Por tercer año consecutivo Métrica6 Ingeniería renueva su compromiso y apoyo a los diez principios del Pacto Mundial referente a los Derechos Humanos, los Derechos Laborales, el Medio Ambiente y la lucha contra la corrupción. Mediante un escrito oficial el pasado 14 de julio, el CEO de Métrica6, Eduardo Dueñas, expresó a la organización su intención de continuar apoyando y desarrollando esos principios dentro de la esfera de influencia de la empresa.

Con esta renovación anual, Métrica6 se compromete a hacer del Pacto Mundial y sus principios parte de la estrategia, la cultura y las acciones cotidianas de la compañía, así como su propósito de involucrarse en proyectos cooperativos que contribuyan a los objetivos más amplios de Desarrollo de las Naciones Unidas, en particular los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Desde los inicios de Métrica6, la empresa de ingeniería ha apostado por desmarcarse como una entidad cuyos valores se forjen mediante: el conocimiento técnico multidisciplinar; trabajo en equipo; compromiso social; conciencia medioambiental; espíritu de superación; y rigor científico-técnico. Estos valores representan una serie de principios que Métrica6 pone en práctica diariamente en su jornada laboral y que intenta transmitir a todos sus miembros y empresas colaboradoras.

PACTO MUNDIAL

Logo Pacto Mundial.

Un modelo de trabajo

Bajo los valores de la Responsabilidad Social Empresarial, Métrica6 ha conseguido que no sólo se la constituya como un valor añadido para la organización, sino que en torno a ésta se articule un negocio que estructura la empresa desde los inicios hasta la actualidad, ya que se están desarrollando dispositivos que ayudan a la sostenibilidad medioambiental. De este modo, se consigue que además de proporcionar ahorro, confort y una conciencia más sostenible a cada usuario, se pueda ayudar al conjunto de la sociedad haciendo un uso más eficiente de los recursos naturales.

Con esta renovación, Métrica6 reafirma su compromiso de formar parte de los 10 principios del pacto mundial, no sólo por convicción, sino para que además puedan constituir el origen de un elemento vertebrador de la empresa o, en definitiva, de producto en sí mismo rentable.  Asimismo, aumenta la competitividad a largo plazo, ya que no sólo se considera como un elemento diferenciador que pueda mejorar la imagen de la compañía, el compromiso a establecer relaciones socialmente responsables con el interior y el exterior los cuales favorecen el clima de trabajo y la productividad en la empresa.