Una delegación de NMBM visita las instalaciones de Métrica6

Métrica6 visita

Panel expositivo de NESS.

En los primeros días del mes de octubre, el pasado lunes 09 para ser exactos, el CEO de Métrica6 tuvo ocasión de reunirse con una delegación de sudafricanos pertenecientes a Nelson Mandela Bay Municipality (NMBM) quienes llegaron en un viaje fugaz a España para participar en un encuentro empresarial, organizado por el Clúster Andalucía Smart City, en el OMAU de Málaga.
El encuentro se celebró en inglés y supuso una buena ocasión para establecer contacto con las autoridades de esta municipalidad sudafricana, que vinieron a Europa a buscar oportunidades de colaboración con proveedores de soluciones. Eduardo Dueñas tuvo ocasión de presentar el dispositivo de ahorro de agua NESS así como los servicios de Métrica6 a través de una breve exposición de 5 minutos.
La municipalidad de Nelson Mandela Bay (NMBM), situada en la costa sur sudafricana, dispone de Port Elizabeth como ciudad más importante y de mayor reconocimiento a nivel internacional. La visita de esta delegación se enmarca dentro de la segunda edición de World Cities, proyecto de la UE para la cooperación en el desarrollo regional y urbano entre estados miembros y terceros países a través de emparejamiento de ciudades de ambos lados, tratándose en este caso de Málaga y Nelson Mandela Bay (NMBM).
Visita al Parque Tecnológico
El encuentro entre el CEO de Métrica6, Eduardo Dueñas, y la NMBM fue tan productivo que al día siguiente la delegación se desplazó hasta el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) para visitar las instalaciones de Métrica6. Los sudafricanos tuvieron la oportunidad de ver in situ el funcionamiento del sistema NESS en un panel expositivo. Dueñas explicó detalladamente distintos aspectos de esta tecnología ‘made in Málaga’ que es capaz de ahorrar un 53% en la factura del agua y evitar el desperdicio de 1.000 de agua por persona al mes.

Anuncios

Cuestión de género en la RSE

Género

Diferencias de género.

La mayor parte de usuarios –especialmente las generaciones longevas- pensarán lo mucho que la sociedad ha avanzado en pleno 2017. Abundan las comunicaciones, la tecnología o incluso nuevas profesiones pero… en la actualidad, la igualdad de género, al menos en el tejido empresarial, sigue siendo un asunto no resuelto como así queda reflejado en informes y estudios: discriminación laboral; brecha salarial; penalización por maternidad, etc.
La inclusión de la “igualdad” en la RSE ha supuesto profundizar en la manera de gestionar personas y la exigencia de hacerlo de forma ética y responsable. La información sobre igualdad de género es solicitada dentro de varios marcos de información relacionados con la RSE pero tienen un alcance limitado o son elementos opcionales.
De cara a la galería, cada vez son más las organizaciones que dicen sumarse al enfoque de hacer economía y empresa apoyadas en la RSE. Estas dos premisas llevan a preguntarse si la RSE es un marco que apoya el avance de la diversidad de género en las organizaciones o ¿Supone una utopía relegada a una bonita declaración de intenciones? Puede que la respuesta la tengamos cada uno de nosotros en el seno de nuestras empresas.

La contaminación lumínica en la UE

España de noche

Visión desde el espacio.

España es, junto con Italia, el país de la Unión Europea que más gasta en alumbrado público por habitante y, además, es el mayor foco de contaminación lumínica de Europa, según una investigación realizada en la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, y que ha medido a través de un satélite los niveles de concentración de contaminación lumínica en el mundo.

Los estados europeos que más dinero dedican a iluminar sus municipios por la noche son Italia, con 987 millones de euros y España, con una factura anual de 955 millones de euros.

Además, Madrid es la ciudad que más contaminación lumínica provoca en la Unión Europea, según advierte este estudio realizado por el investigador español Alejandro Sánchez, un astrónomo que trabaja en el Instituto de Ecología y Sostenibilidad de la Universidad de Exeter (Reino Unido).

 

Consecuencias

Según la Agrupación Astronómica Cántabra, La contaminación lumínica consiste en el brillo del cielo nocturno producido por la mala calidad del alumbrado de nuestras ciudades. Esto significa que enviamos la luz hacia arriba en vez de enviarla hacia el suelo, donde realmente se necesita.

Y lo más importante de todo, según estos expertos “al iluminar el cielo no sólo derrochamos nuestro dinero sino que abusamos de los recursos naturales, agredimos el hábitat de animales nocturnos y migratorios, y arrebatamos a nuestros hijos la contemplación del cielo estrellado”.