Rehabilitación histórica y energética

teatro-principe-1

Fachada del Teatro Príncipe, antes y después de la intervención.

En esta entrada os presentamos un caso real de rehabilitación en el que se realiza una actuación que compatibiliza, dentro de un edificio histórico-singular, la rehabilitación y recuperación de una fachada profusamente ornamentada con la rehabilitación energética de parte de la misma.

Se trata del Teatro del Príncipe de San Sebastián. Es uno de los primeros edificios de la ciudad casca construidos en hormigón armado y está ubicado en primera línea frente al mar. El ambiente marítimo y anteriores actuaciones de rehabilitación habían empeorado el estado de conservación de la fachada, por el uso de materiales no adecuados a la exposición marítima y al soporte existente.

Con estos antecedentes, y con múltiples molduras, cornisas y mosaicos que recuperar, se apostó por combinar técnicas de última generación con trabajos artesanos debido a la complejidad de la fachada. También se estudió detenidamente la solución para la rehabilitación energética: las plantas retranqueadas son partes de fachada no catalogadas donde actuar con aislamiento exterior, pero los acabados originales en ladrillo vidriado quedarían tapados por el SATE. Mantener el equilibrio entre eficiencia energética, patrimonio y estética es, a menudo, una problemática difícil de resolver. Con la idea de realizar un aislamiento que respetara los acabados arquitectónicos originales, se estudió distintos acabados históricos propios de la ciudad de San Sebastián que respetaran la estética y la época del edificio.

El resultado de esta rehabilitación ha permitido recuperar el esplendor a un edificio emblemático y donde se ha utilizado un sistema de aislamiento cuyo acabado ha conservado el carácter arquitectónico del edificio.

teatro-principe-4

Proceso de mejora de los relieves.

Características

El edificio Teatro del Príncipe, destaca entre sus características el hormigón como material principal empleado en su construcción, desde el sótano hasta su coronación, hecho que su arquitecto, Ramón Cortázar, define como “incombustible”, argumento fundamental que él hace destacar en la memoria del proyecto y lo subraya como característica diferenciadora sobre los construidos hasta el momento.

Se trata, además, de un edificio cuya fachada se presenta especialmente ornamentada. Desde el exterior y mediante la ornamentación y distribución de los elementos arquitectónicos de la fachada, el autor nos ofrece un recorrido por su uso interior. Una gran cornisa delimita el teatro en la primera planta y deja paso a los mosaicos verticales de inspiración bizantina que adornan las plantas habitadas, tanto apartamentos, como viviendas de alquiler y hotel. Otra gran cornisa “apoyada” en los dos miradores que flanquean la fachada, es la base para las dos plantas que coronan el edificio. En la base de los miradores, asoman unas robustas ménsulas estriadas, aderezadas con máscaras que aluden al teatro, angelotes entre guirnaldas, etc.

teatro-principe-3

Ornamentación recuperada de los balcones.

Eficiencia Energética

Una gran innovación en este tipo de edificios históricos, ha sido la ejecución de un aislamiento térmico exterior que lo hace más confortable y más eficiente energéticamente. Las plantas retranqueadas del edificio, no contaban con protección específica de sus revestimientos, a diferencia del resto de las plantas inferiores del edificio. Por esta razón, era posible actuar sobre los acabados existentes con nuevas capas que permitieran añadir aislamiento térmico.

Sin embargo, los acabados existentes tenían un importante componente estético con el uso de ladrillos vidriados y molduraciones, y se veía recomendable respetar esas características. Así, se optó por realizar un Sistema de Aislamiento Térmico (SATE) con distintos tipos de acabados para adecuarse a los revestimientos originales y la estética del edificio.

Uno de los revestimientos, SATE con terminación cerámica antigua, de tipo vidriado, se utilizó para respectar la estética y los acabados originales del edificio. Se optó por un tipo de plaqueta vidriada, que mantenía el color verde del acabado anterior y que se correspondía con un material utilizado en San Sebastián en edificios de la época. El SATE, al tener que soportar más peso por su acabado cerámico, se reforzó con una disposición de mallas y espigas concreta, que fuera capaz de asegurar la carga extra.

Las molduraciones que existían en los retranqueos, también se respetaron, reproduciéndolas con los sistemas de aislamiento evitando puentes térmicos. En otra de las zonas, se terminó el SATE con un mortero de acabado liso para, al igual que con el vidriado, respetar el estilo arquitectónico.

Estas técnicas de SATE específicas que reproducen acabados más allá de los clásicos morteros rugosos, abren un nuevo concepto sobre los sistemas de aislamiento térmicos, ya que demuestran que es posible su utilización en edificios que requieren conservar acabados y estéticas concretas. De esta manera, será posible acometer un mayor número de rehabilitaciones en clave energética, usando aislamientos en un amplio abanico de edificios, incluso históricos.

teatro-principe-6

Mosaicos de la fachada principal.

Recuperación de la belleza ornamental

Antes del comienzo de las obras, se sometió al edificio a un riguroso estudio, previo a abordar una completa restauración de una edificación emblemática como es el Teatro del Príncipe. La privilegiada ubicación del edificio, en pleno Paseo Nuevo donostiarra, es a menudo portada de telediarios por los fuertes temporales que periódicamente azotan el cantábrico y por los destrozos que suelen provocar. Esta circunstancia, hizo que el estado de deterioro que presentaba fuera muy avanzado y combinada con algunas actuaciones desacertadas a lo largo de estos años, habían dejado a este edificio centenario realmente afectado. Se tuvo que recurrir a una combinación de técnicas y materiales de vanguardia con labores de artesanía para devolver la belleza a uno de los edificios históricos más ornamentados de la ciudad.

El Teatro del Príncipe es uno de los pocos edificios que cuenta con mosaicos en San Sebastián y han tenido que ser restaurados de manera muy artesanal. El deterioro arriba descrito, había provocado una serie de oquedades entre los paños de mosaico y el soporte, que hacían aún más delicada la labor de rehabilitación en esas zonas. Los mosaicos se componen de piezas muy pequeñas, llamadas teselas, que hay que extraer con métodos artesanos para luego colocarlas pieza a pieza. A continuación, hubo que inyectar resinas que consolidaran el conjunto antes de pasar a la restauración del mosaico propiamente dicho; que se realizó reproduciendo fielmente nuevas teselas a imagen de las antiguas, eligiéndolas y modelándolas sobre un sinfín de piezas de cerámica para sustituir las perdidas. Otro deterioro importante presentaba la herrería, en este caso irrecuperable. Tomando como modelo una barandilla original se construyeron nuevas en aluminio macizo anodizado con un tratamiento especial marino que prolongará su duración. En las primeras plantas y para ser aún más fieles, no sólo al diseño sino al material, la reproducción se realizó en forja.

Fuente: http://www.mejoresedificios.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s