Gafas violetas para transformar la ciudad

Gafas moradas 1

Aplicar la perspectiva género al urbanismo implica repensar espacios y procesos urbanos desde una óptica crítica y sensible, con el objetivo claro de conseguir ciudades más inclusivas que contemplen todas las diversidades de la sociedad y que permitan que todas las personas podamos desarrollar nuestro día a día en igualdad de (buenas) condiciones. Para ello, es necesario analizar las distintas herramientas, proyectos y procesos que influyen en la formalización de los espacios que habitamos. En consecuencia, el feminismo abre una ventana de oportunidad para analizar y considerar conjuntamente los diferentes quehaceres del urbanismo, desde el planeamiento hasta el detalle constructivo. Por ello, es imprescindible que nos pongamos las “gafas violetas” si queremos  combatir la desigualdad urbana y hacer de nuestras ciudades entornos más habitables, justos y sostenibles.

Todo ello requiere repensar con detalle el planeamiento urbanístico adoptando una visión crítica y constructiva, implicando en el proceso tanto al personal técnico y responsables políticos municipales como a la ciudadanía en su conjunto. Es una gran oportunidad para aumentar la complejidad y sensibilidad de las políticas urbanas e incluir nuevas perspectivas que las enriquezcan.

Debemos ser conscientes, sin embargo,  del alcance y las limitaciones de la reformulación de medidas cuando se trata de un proceso de revisión. No podemos obviar la subordinación de cada instrumento a un marco legal superior o a un sistema ya establecido, por lo que nunca será suficiente con “incorporar” a posteriori la perspectiva de género en un documento. La perspectiva feminista debe ser inherente a los distintos proyectos, e incorporarse desde el inicio y en todas sus fases. No obstante, ahondar en la norma urbana con una óptica feminista, teniendo presente su influencia en lo cotidiano, es constructivo y muy interesante.

gafas moradas 2

Participación ciudadana

La participación ciudadana es una herramienta imprescindible para incluir la experiencia de la población en el proceso y descubrir cómo influyen las decisiones tomadas desde el planeamiento en su día a día.  Teniendo en cuenta el desconocimiento que la ciudadanía tiene, en general, respecto a los instrumentos de ordenación, y la distancia existente entre éstos y el desarrollo de la vida cotidiana, realizar un proceso participativo exitoso, con una vertiente didáctica y formativa a la vez que propositiva, se ha convertido en un gran reto. Porque, aunque parezca un instrumento alejado de la realidad cotidiana, son muchos los campos que aborda un Plan General que pueden analizarse desde la perspectiva de género, como por ejemplo:

  • Impactos en el espacio público y percepción de seguridad: fachadas activas que permitan la vigilancia informal, tratamiento de muros y vallas, solares y locales vacíos, aparcamientos, medianeras, portales y soportales, etc.
  • Espacios intermedios entre espacio público y vivienda: de cara a mejorar la percepción de seguridad y facilitar el encuentro, la crizanza y el desarrollo de actividades en espacios seguros y amables.
  • Características de las viviendas, que deben facilitar y enriquecer la vida doméstica (entendiendo que hay múltiples formas de vivir lo doméstico) y, al mismo tiempo, conectar la vida privada con la pública, fomentando la vigilancia informal del espacio y trabajando la relación entre el espacio comunitario y el hogar.
  • Espacios comunes de los edificios de vivienda colectiva, para facilitar el desarrollo de actividades cotidianas. Es posible pensar en espacios para guardar carros de niños, carros de la compra, bicicletas o sillas de ruedas, para realizar actividades comunitarias y de encuentro y juego, albergar servicios compartidos, etc.

Y podemos llegar a replantear el modelo de ciudad a futuro: la pertinencia de generar tejidos mixtos pensando en la riqueza de los recorridos cotidianos, la situación de equipamientos y nuevos espacios libres, las características de nuevos desarrollos, la relación con el medio natural, etc. Es un tiempo de cambio y el Siglo XXI es el momento de llevarlo a cabo.

 

Fuente: http://www.paisajetransversal.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s